Amor IV. Has conocido el amor. Ya eres un salvaje

Hoy Carmen Espinosa, estudiante del seminario Palabra e imaginación II se anima a pensar sobre el amor.

…hablar con el otro y que hable contigo, la transferencia chamánica, la promesa de tantas cosas por descubrir. Como el niño salvaje que atesora conocimientos, no siempre útiles, pero presentidos como necesarios para la vida, así las secretas cualidades del otro ya son intuidas como imprescindibles para nuestro presente y nuestro futuro. Un mundo eterno por descubrir. El pasado se cierra porque ya sabes que lo acontecido hasta ese momento no era importante. El tiempo es otro, porque ya no importan los compases que te marquen desde fuera; las barreras convencionales para “viajar” desaparecen, tu mente puede desplazarse allí donde se encuentre el amado, y el propio cuerpo es un anhelo hacia la unión definitiva con ese objeto que ya no eres tú pero que concentra tu atención y tu deseo más allá de las palabras necesarias para volverlo entendible, para uno mismo, para los demás. Como en el dolor crónico, ha saltado una alarma, ha sucedido algo que te ha cambiado para siempre. Los otros, las cosas, tu medio, siguen ahí, pero tú ya no eres el mismo, porque cada molécula de tu ADN ha sufrido una transformación irreversible, alquímica. Nunca volverás a ser el mismo. Lo invisible, lo que nadie en este mundo nuestro te había autorizado a aprender, se hace visible, existente, observable y tocable. Has conocido el Amor, ya eres un salvaje.

jung_648

Deja una respuesta